Buscar
09:16h. Martes, 12 de noviembre de 2019

La odisea de ir a ver a tu equipo a Sevilla

Luego en vuestra visita a esta maravillosa ciudad como es Ceuta y al ‘Alfonso Murube’, ¡¡¡No pidáis que se os reciba con una alfombra roja!!!

 
 

2018110517592656400

Si por algo se ha caracterizado la afición del Ceuta, cada vez que se ha desplazado a la península, para animar a su equipo, es por el buen comportamiento y la convivencia con la afición del equipo contrario.

Desgraciadamente, por motivos que todos sabemos, los desplazamientos son muy pocos y de muy poca afluencia por parte de los aficionados, cuyo único objetivo es aminar y alentar a sus jugadores.

El domingo pasado, un pequeño grupo de aficionados caballas, unidos a otros pocos residentes en la península, se desplazaban, dándose un madrugón, a la Ciudad Deportiva ‘Luis del Sol’, Ciudad Deportiva del Real Betis Balompié, para animar a su equipo en el importante enfrentamiento ante el filial bético, el Betis Deportivo.

Un club, una institución, un histórico como es el Real Betis Balompié, donde entre otras muchas cosas, destaca el trato de señorío tanto con su afición como con la del equipo contrario, no debe permitirse comportamientos como los que se sucedieron el pasado fin de semana en sus instalaciones deportivas, por quienes se suponen que son empleados suyos.

Temporada pasada

La pasada temporada, en este mismo encuentro, parte de la afición desplazada a las instalaciones béticas, denunciaba públicamente el trato humillante recibido a la entrada al campo y durante el encuentro.

Registros, cacheos, retiradas de banderas o bufandas, vigilancia permanente durante el encuentro, en incluso alguna persona siendo identificada por la policía, eran algunos de los sucesos vividos.

Vuelven a sucederse los problemas y esta temporada, no iba a ser menos

Comentaba uno de los seguidores desplazados hasta Sevilla para animar a la AD Ceuta, que era inexplicable y vergonzoso, que, tras llevar 25 minutos a las puestas del campo, para acceder al mismo, eran las once y diez de la mañana y aún les impedían la entrada, mientras la afición local accedía al mismo.

Agrupados en una zona, con vigilancia permanente, con las entradas de dicho encuentro –lo cual no entendemos- en poder del vigilante de seguridad encargado del control del acceso al recinto, fueron traslados al otro extremo del campo a una zona, supuestamente cerrada por obras, ante la sorpresa de los aficionados caballas allí presentes. Eso sí, previo cacheos y registros e incluso queriéndoles retirar alguna bufanda o pancarta.

La cosa no queda ahí, ya que se les coloca durante todo el encuentro a dos vigilantes de Seguridad, como si de los más peligrosos ultras o hooligans se tratase a un grupo de seguidores que llegaba con el único objetivo de animar a sus jugadores.

Relato de un caballa

Otro relato, esta vez de un caballa afincado en Sevilla y que acudía al encuentro, acreditado como fotógrafo con varios medios informativos de la Ciudad Autónoma, no daba crédito a lo que tendría que hacer, para poder acceder al campo.

Su primera sorpresa llega cuando se dirige a la taquilla de prensa y acreditaciones, y le comunican que no disponen de su acreditación, para poder acceder a pie de campo y realizar el reportaje fotográfico.

Ante la incredulidad del asunto, el aficionado caballa, pide entonces que le vendan una entrada, a lo que le responden que no pueden, que los que vienen de Ceuta, tienen que ir en el grupo.

El aficionado caballa, les indico que vivía y trabajaba en Sevilla, que no venía con ningún grupo. La respuesta fue que no. Ante esta negativa, dicho aficionado volvió a preguntar que, si no la vendía porque era de Ceuta, recibiendo una respuesta afirmativa.

Por supuesto, este aficionado, atónito no desiste y se acerca a otra taquilla donde ve que se están vendiendo entradas y pide una, a lo que la taquillera lo mira y le pregunta si es de Ceuta, él responde que no y consigue su entrada para acceder al campo, eso sí, en la grada, con cierta altura, no pudiendo realizar su trabajo satisfactoriamente.

Señores del Real Betis Balompié

Señores del Real Betis Balompié, decirles que solo es un grupo de aficionados, que iban con el único objetivo de animar a su equipo. ¡que no son hoo-li-gans! A ver si aprendéis de otros clubes modestos que reciben a la afición visitante con respeto y hospitalidad, si, hos-pi-ta-li-dad, porque estos hechos son vergonzosos sobre un grupo de personas que únicamente quieren disfrutar y animar a su equipo.

Luego en vuestra visita a esta maravillosa ciudad como es Ceuta y al ‘Alfonso Murube’, ¡¡¡No pidáis que se os reciba con una alfombra roja!!!