Buscar
04:28h. Lunes, 26 de agosto de 2019

Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, asegura que cumplirá al completo el programa pactado con Vox

Presidenta Díaz Ayuso (Foto: Europa Press)
Presidenta Díaz Ayuso (Foto: Europa Press)

La candidata a presidir la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso ha reiterado que cumplirá al completo, no solo el acuerdo programático firmado con Ciudadanos sino también las exigencias de Vox para sumar los votos que permitan a los conservadores seguir manteniendo el poder en la región, a pesar de perder las elecciones del pasado mes de mayo. Ángel Gabilondo, ganador de las elecciones ha justificado su No a Ayuso basado en la falta de libertades y de solidaridad con los diversos, inmigrantes, con la pobreza y la precariedad de las clases más castigadas.

La ya presidenta electa de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha explicado las líneas maestras de su futuro Gobierno que está basado en el programa de 155 medidas acordadas con Ciudadanos. Dicho acuerdo dará lugar por primera vez en la historia a un ejecutivo de coalición formado por dos formaciones políticas, apoyado desde fuera por la extrema derecha de Vox, de quien ambos partidos han asumido como propio el programa que refleja retrocesos en cuanto a derechos civiles y sociales y sobre todo para la Igualdad de las mujeres y la defensa de las mismas frente a la Violencia de Género que estos niegan.

En la votación, la candidata popular aunó los votos de Ciudadanos y de Vox para alcanzar los 68 votos que le dan la mayoría absoluta. Se convierte así en la sucesora de Pedro Rollán, presidente en funciones tras la renuncia del anterior presidente, Ángel Garrido, y la dimisión de Cristina Cifuentes. Frente a los 68 votos de los partidos de la derecha se situaron los 64 diputados del PSOE, Más Madrid y Podemos que votaron en contra.

Este miércoles, los portavoces de los distintos grupos políticos explicaron sus posiciones y pidieron a la candidata que aclare las informaciones que le involucran con la trama de corrupción Púnica o con presumibles favores y un presunto delito de alzamiento de bienes. Precisamente, el portavoz de Más Madrid, Íñigo Errejón, le ha dicho a la futura presidenta que dedique “aunque solo sea un 1% de su tiempo” en explicar a los madrileños que van a tener una presidenta de la que se pueden fiar y que aclare todos esos casos que le rodean". Sin embargo, la candidata ha respondido con duros reproches no solo contra Íñigo Errejón, sino también contra las portavoces de Podemos y de IU, Isa Serra y Sol Sánchez. Por la tarde, tras la intervención de Ángel Gabilondo, Ayuso ha seguido su estrategia frentista con el moderado pero contundente portavoz socialista. Se nota que la futura presidenta ha trabajado durante años en la “sala de máquinas” de su partido desde la que nacen los argumentarios plagados de clichés y medias verdades para arremeter contra los adversarios políticos. Ayuso ha ofrecido un espectáculo político de baja categoría que ha quedado sin palabras frente al discurso de alto contenido político e intelectual de Angel Gabilondo, quien se ha abstraido por completo de hacer alusiones personales, pero ha pedido a Ayuso que si tiene algo que aclarar que lo aclare.

En su potente rifi rafe, entre Errejón, Sol Sánchez, Serra y la candidata Ayuso, por momentos, todos han olvidado que un pleno de investidura sirve para que la candidata exponga su programa y la oposición explique porque lo apoya o lo rechaza. Sin embargo, durante muchos minutos todo ha parecido más un debate electoral televisivo. Así lo ha manifestado el propio Gabilondo que ha afeado ante la cámara las insoportables alusiones personales entre algunos de los portavoces.

El debate de investidura también ha servido para que Díaz Ayuso se comprometa de forma pública en "cumplir en su totalidad los acuerdos programáticos de Ciudadanos y de Vox".

Con el partido de Ignacio Aguado ya firmó un programa distribuido en 155 medidas que será su línea de actuación. Ambos partidos han construido un Gobierno de coalición que les llevará a compartir el poder y a repartirse las trece consejerías que ya han anunciado que van a conformar en su Ejecutivo.

Sin embargo, fue más difícil de admitir las exigencias de la ultraderecha de Vox. De hecho, no han firmado ningún documento que exija su cumplimiento. Vox se dio por convencido si la futura presidenta se comprometía en sede parlamentaria, y así se recogía en el diario de sesiones, a cumplir las peticiones de la extrema derecha. Así se lo reclamó la portavoz de la ultraderecha madrileña, Rocío Monasterio, nuevamente en su intervención en esta sesión de investidura. También dejó claro que su formación no quiere formar parte de este Gobierno ni quiere ser socio de los nuevos gobernantes. De hecho, Monasterio ha recordado a la futura presidenta que su formación no apoyará algunas de esas 155 medidas presentadas y que si no las acuerdan con los partidos de izquierdas se quedarán sin cumplir.

Con las palabras de Díaz Ayuso, que ha agradecido humildemente el apoyo de Vox son suficientes para la ultraderecha para dar sus votos en esta investidura. La fórmula utilizada le ha servido al PP para “rizar el rizo” y poder firmar un acuerdo con Ciudadanos, pero también asegurarse el apoyo de la ultraderecha, con la que el partido de Aguado no se quiere involucrar, aunque Ciudadadanos ha mantenido reuniones con Vox durante las pasadas semanas para llegar a un acuerdo que desencallara la situación.

Ayuso ha dicho que tienen un proyecto “común basado en el respeto a la Constitución, a la libertad y a la igualdad de las personas, al respeto de los símbolos del Estado, a la convivencia y a los valores fundamentales que han hecho de Madrid la comunidad más próspera”.

GABILONDO ACUSA A AYUSO DE TENER UNA VISIÓN FRENTISTA DE LA LIBERTAD

El portavoz socialista y ganador de las elecciones autonómicas del pasado mes de mayo. Ángel Gabilondo, subió a la tribuna de la Asamblea de Madrid para rebatirle su visión de la libertad al afirmar que “su temor, el de la señora Ayuso, no es perder la libertad sino perder el poder”. El dirigente socialista ha recordado a Ayuso que “esgrimen su libertad para hacer frente común a lo que caricaturiza como la izquierda totalitaria. Es su visión frentista de la libertad”.

Gabilondo ha recordado a Ayuso que la Comunidad de Madrid lleva “24 años gobernada por el PP” y que después de ese tiempo la región tiene "unos índices insoportables de pobreza infantil, de exclusión social, de desigualdades y que las políticas llevadas a cabo por la formación conservadora no solo no han atajado esos problemas, sino que los ha incrementado". Por eso, Gabilondo ha dicho que no pueden apoyar la investidura de Ayuso porque los socialistas proponen otro modelo distinto. Gabilondo ha admitido que la Comunidad de Madrid es una de las regiones más ricas de España y por eso mismo es insoportable que sea una región en la que crecen las desigualdades.

Se ha referido el dirigente socialista a la posibilidad que se podría haber dado de que “en esta sesión se podría haber presentado una propuesta de cambio” liderada por él, "pero no se le ha dado la oportunidad como ganador de las elecciones".

Gabilondo ha presentado el proyecto de PP, Cs y Vox está “escorado a la derecha e incluso más allá”.