Buscar
04:56h. Lunes, 26 de agosto de 2019

Pedro Sánchez dispuesto a volver al “punto de partida” y explorar “otros caminos” para lograr la investidura

(Foto: Europa Press)
(Foto: Europa Press)

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tuvo que vivir por segunda vez en tres años, cómo decaía su candidatura en el Congreso de los Diputados. Ahora, el reloj de las nuevas elecciones se ha puesto en marcha y si el próximo 23 de septiembre no hay acuerdo se repetirán los comicios. No obstante, Sánchez afirmó en una entrevista en Telecinco que no se resigna y que “hay que volver al punto de inicio y explorar otros caminos” e invitó “a las grandes formaciones políticas a que dejemos a un lado los intereses partidarios”.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tampoco consiguió recabar los apoyos suficientes en la segunda votación de la sesión de investidura y por tanto decayó su candidatura, algo que ocurre por segunda vez tras lo que pasó en 2015 por la decisión del líder de Unidas Podemos de alinearse con la oposición de la derecha y no cerrar un acuerdo con el PSOE. A pesar de haber reconocido en la formación morada, que Iglesias cometio un error histórico, la primera vez en 2015, y por ello haber sido sido castigado en las urnas perdiendo casi la mitad de sus escaños y casi un 35% de su electorado, ademàs del abandono de su equipo fundador y parte de las confluencias, contra todos los pronósticos, Iglesias lo volvió a hacer. No unir a las izquierdas para conformar un gobierno socialista que estaba dispuesto a incluirles a ellos, en coalición. Las razones, una, "que no consideró que se le había tratado con el sufieciente respeto". Dos, "que no consiguió todas y cada de las carteras ministeriales exigidas". Ambas personalistas y desde luego, ninguana de las dos, razones de peso que se refieran a los intereses de España y de los españoles.

En una entrevista concedida aTelecinco, tras el fallido debate de investidura, el Presidente en funciones, Pedro Sánchez dijo sentirse “frustrado a nivel personal," pero también afirmó que no iba a tirar la toalla y que "volverian los socialistas al punto de inicio y explorar otros caminos”. Por ello, anunció que volverá a llamar a los líderes de Unidas Podemos, de Ciudadanos y del PP para que “entre todos” contribuyamos a desbloquear la situación”.

El dirigente socialista reclamó a los partidos que se debe “reflexionar sobre lo acontecido y desbloquear la situación” ya que España necesita imperiosamente tener ya un Gobierno debido a los desafíos que el país tiene por delante. El presidente en funciones recordó que “el 31 de octubre vamos a tener la salida del Reino Unido de la Unión Europea, tenemos que negociar unos presupuestos tanto a nivel comunitarios como a nivel español”.

Sobre el fracaso de su investidura Sánchez asumió toda su responsabilidad ya que fue quien recibió el encargo del Rey de intentar formar gobierno, pero también quiso poner el foco en la actitud del resto de partidos “¿Cuál es la responsabilidad del Partido Popular, de Ciudadanos y de Podemos? Creo que la responsabilidad de todos es facilitar esa investidura”.

El acuerdo entre el PSOE con Unidas Podemos de Pablo Iglesias saltó por los aires al no poder ponerse de acuerdo por el reparto de tareas en un posible Ejecutivo de coalición. Ahora ambas formaciones tratan de imponer su relato ante la opinión pública. Por parte del socialista quiso dejar claro, al igual que hizo en el hemiciclo que, a pesar de la necesidad de tener ya un Gobierno a pleno rendimiento, el necesita un Ejecutivo cohesionado “Un gobierno que funcione, un Gobierno coherente, un gobierno con una única dirección. Yo lo he dicho hoy en la tribuna del hemiciclo, desde luego ante las supuestas imposiciones que pretendía hacer el señor Iglesias a mi persona para intentar formar un Gobierno en relación con las exigencias que plantearon en muchos ámbitos, el de la Hacienda Pública, el de Trabajo, la Seguridad Social, sin duda alguna, también la política energética, aspectos que entran y afectan al día a día de muchos ciudadanos y ciudadanas desde los pensionistas, hasta sin duda alguna también las empresas y su competitividad. Creo que he dicho que mi tarea y mi deber, es defender el interés general, proteger a España y plantear un gobierno posible. Entre mis convicciones y las exigencias que pretendía imponerme el señor Iglesias, yo he preferido sin duda alguna optar por mis convicciones, que son primero defender el interés general y proteger el bien común que es España”.

Pero para el secretario general del PSOE no se cierran todas las puertas para poder seguir intentando buscar los apoyos necesarios para ser investido presidente que fue el mandato que salió de las urnas de una forma clara ya que el socialista fue el líder de la formación más votada con mucha diferencia con respecto al segundo partido. Sánchez se mostró dispuesto a “llegar a un acuerdo y ese acuerdo tenemos que explorar distintas vías. Nosotros hemos explorado una. Es verdad que ha llegado a un callejón sin salida, pero eso no significa que este sea el camino final, que sea el final del viaje, que nos veamos abocados a una repetición electoral. Yo creo que hay que volver al punto de arranque, hay que volver al punto de inicio y explorar otros caminos. Por eso yo invito a las tres formaciones políticas a que dejemos a un lado los intereses partidarios, al Partido Popular a Ciudadanos y Unidas Podemos, junto con el Partido Socialista y entre todos contribuyamos a que España tenga un gobierno cuanto antes y se desbloquee esta situación”.

Pedro Sánchez dijo sentir cierta “incredulidad” por la actitud de Pablo Iglesias durante el debate de investidura en el que le reprochó públicamente la actitud de su partido en las negociaciones e incluso lanzó, a última hora y de una forma poco adecuada, una última oferta renunciando al Ministerio de Trabajo para pedir las políticas activas de empleo. Para Sánchez “el señor Iglesias se ha equivocado tremendamente hoy. Lo hizo en 2016, lo ha vuelto a hacer en 2019 y me da la sensación, de que ha sido muy consciente del error que ha cometido y al callejón sin salida al que ha llevado su organización. Ha cometido un error y la verdad que no sabemos por qué. Es verdad que yo había ofrecido un gobierno de coalición, un gobierno de coalición, para un gobierno coherente, con una única dirección, cohesionado internamente. Lo que yo no puedo permitir es que haya dos gobiernos en uno. Cuando el señor Iglesias ha planteado, por ejemplo, que Sanidad o Consumo son humillantes, o que la vivienda simplemente, encargarse de ella como ministro o ministra en un gobierno de España era humillante, o encargarse de los derechos sociales a través de una vicepresidencia era humillante ¿A qué se estaba refiriendo el señor Iglesias? Yo creo que el señor Iglesias ha considerado muy seriamente tener un gobierno en paralelo, dentro del Gobierno de España y eso es algo que yo no me puedo permitir. Ni que se puede permitir España”.

El mensaje que han lanzado los dirigentes de Podemos durante la negociación es que para que en España se suba el SMI o de derogue la reforma laboral es necesario que haya un ministro o ministra de Podemos que lo haga y esa es la excusa que ponían para reclamar con tanta insistencia los sillones, pero Sánchez explicó que “un gobierno es un órgano colegiado. Es un órgano en el que todas las decisiones que se toman hacen corresponsables al conjunto de ministros y ministras que forman ese gobierno. Y luego, además, necesitan el apoyo del poder legislativo, de esa cámara que ahora ven en las pantallas.

Por tanto, el señor Iglesias parte de un error de principio: no se pueden tener dos gobiernos en uno. Se necesita un gobierno que funcione, un gobierno coherente en su acción, cohesionado en su funcionamiento y no un gobierno paralelo donde poco menos que da la sensación de que estaría continuamente recriminando al partido mayoritario en este caso al PSOE”.

A pesar de que Sánchez pidió también a PP y Ciudadanos responsabilidad para no bloquear la situación, solo ha recibido la negación por respuesta por eso el socialista dijo de Rivera que “está sufriendo una crisis existencial en cuanto a lo que ha representado su proyecto político, un proyecto político que se tacha y que se autodefine como centrista mira a los dos lados, mira a la izquierda y mira a la derecha, y el señor Rivera desde el pasado 28 de abril y también el pasado 26 de mayo solamente tiene un intermitente que es el de la derecha. Por tanto, creo que contribuir a la estabilidad creo que es algo que debería hacer reflexionar al señor Rivera en la formación de un Gobierno en nuestro país”. Por su parte, de Casado dijo que “estoy dispuesto con el señor Casado a llegar a acuerdos, pero para llegar a acuerdos de Estado necesitamos un Gobierno y necesitamos una oposición, e insisto, yo no le estoy pidiendo al señor Casado que me aplauda y que me apoye, lo único que le estoy pidiendo es que facilite la constitución de un Gobierno, porque, cuando dice que no el señor Casado, ¿a qué está diciendo que no, que es lo que está proponiendo a España?, ¿volver a elecciones?, volver a repetir elecciones?”.