Buscar
02:23h. Martes, 23 de Abril de 2019

Ceuta es frontera de España y de las Unión Europea y tiene que tener unos sistemas de vigilancia de control y de gestión de los flujos migratorios a nivel de las exigencias del Siglo XXI.

Casado apuesta por una inmigración regular ordenada legal y vinculada a un contrato de trabajo

Casado esperaba que Sánchez recibiese a Vivas igual o mejor que a Torra, no como un jefe de estado extranjero porque Ceuta es España, pero por lo menos con el boato que recibe a los catalanes.

Ceuta es frontera de España y de las Unión Europea –dice Pablo Casado- y tiene que tener unos sistemas de vigilancia de control y de gestión de los flujos migratorios a nivel de las exigencias del Siglo XXI.

La seguridad de la frontera

Casado ve que no se puede tener una ciudad con unas infraestructuras, dotaciones, movilidad, comunicaciones…, como otra ciudad española del Siglo XXI,  y sin embargo tener una frontera que no está a la altura de la propia frontera del Puerto de Ceuta, aeropuerto…, o en su día de cualquier limite internacional antes del tratado Schengen. La frontera y la valla de Ceuta tiene que “tener todos los sistemas informáticos, telemáticos, y refuerzo de personal que las autoridades de Ceuta estáis pidiendo y que las autoridades europeas en su último informe ya lo han dicho por escrito que hay reformar los sistemas de control de acceso de vigilancia, la documentación para saber quién entra en España y quien sale”. Casado, promete modernizar los sistemas y los efectivos de la Policía y Guardia Civil, que “están trabajando en condiciones adversas y merecen todo nuestro respeto, admiración, apoyo y gratitud”.

Política de inmigración

Vivas llamo a Casado por el problema de una oleada masiva de migrantes que intentaba saltar la valla, coincidiendo en esa época con la llegada a España de los buques con inmigrantes como el ‘Aquarius’, de las pateras que llegaban a la costa mediterránea Almería, Granada…, todo el foco era en los barcos que “el señor Sánchez negociaba con otros países”, pero en ese momento –relata Casado- había saltos más violentos a la valla española y mientras Vivas, pedía una atención por parte del Ministerio. Casado se persono en Ceuta para hablar con su partido, con los sindicatos y con los mandos policiales sin hacer política ni buscar la foto, vino a intentar ayudar y para que España se diese cuenta de lo que estaba pasando en su parte Sur, en Ceuta. Visita que dice casado fue muy criticada tildándolos de alarmistas, populistas, radicales…, y lo único que buscaban era dar apoyo a las Fuerzas de Seguridad y a los Servicios Sociales.

Casado propuso en Madrid que “el Gobierno de España debía de ir a negociar con Marruecos, y pedir refuerzo a la Unión Europea para eso es su frontera y el Gobierno de España tiene que apoyar a la Guardia Civil y a la Policía Nacional para que tengan seguridad a la hora de afrontar su trabajo”.

España tiene que coordinar los esfuerzos de solidaridad con otros países –dice Casado- para que los inmigrantes que son explotados por las mafias no se vean en el abismo de tener que emigrar para intentar conseguir un futuro mejor.

El líder del PP dice que hay herramientas por ello reivindican la Ley de Seguridad Ciudadana la cual les permitía ese rechazo en frontera, -les decían los detractores- “devoluciones en caliente” y Casado dice que “ahora hacen devoluciones en frio, no a las 48 horas, sino a los 7 días”. Rechazo, por la ley que “muchos partidos quieren derogar”.

Casado dice que había que “apostar por las medidas físicas de control, las concertinas, que puso Zapatero, y los sindicatos policiales dicen no las quite son disuasorias y con la plantilla que tenemos no vamos a llegar a tiempo para poder aplacar esas oleadas masivas”. Oleadas donde se le dijo a la Guardia civil que tenían que “perseverar su entidad física en defensa propia” ante avalanchas  con métodos agresivos y violentos  que empleaban los migrantes encarándose con las Fuerzas de Seguridad. Ahora  mismo –el Gobierno- están utilizando lo mismo y después de las quejas sindicales, dejando que la Policía y la Guardia Civil se sientan protegidos en su propia actuación, sin tener que enfrentarse ante cualquier posible proceso judicial de cualquier organización que “a veces no actúa con el rigor que sería exigible”.

Casado comenta que a raíz de esto cuando anunciaron la visita del Partido Popular empezaron todo tipo de visitas a Ceuta, partidos, Ministerio…, asimismo Vivas fue recibido en Moncloa por Sánchez. Haciendo una gracia le dijo Casado a Vivas que “esperaba que lo recibiera igual o mejor que Torra, no como un jefe de estado extranjero porque Ceuta es España, pero por lo menos con el boato que recibe a los catalanes”.

Efecto llamada

FRONTEX  ha cerrado el año con unas cifras muy dolorosas, 60.000 llegadas de inmigrantes irregulares a territorio nacional, pero ha habido 770 personas muertas en el Estrecho intentando llegar, cuadruplicando la cifra de muertos del año pasado.

Con el efecto llamada del buque ‘Aquarios’ a España ha habido un incremento de la ruta occidental del Mediterráneo de un 150% mas, que es la mitad de la inmigración irregular que ha recibido Europa. La mitad ha venido a través de la vía marroquí, en cambio la ruta Libia la oriental se ha desplomado un 85%. Desde que gobierna el Partido Socialista han llegado más pateras que la suma de los 8 años anteriores, “eso es un efecto llamada” afirma Casado.

Las mafias de extorsión de inmigrantes este año habrán ganado siete mil millones de euros. Mafias que han explotado a dos millones y medio de personas, hombres, mujeres y niños que son explotados meses antes y después de haber llegado a España. Mujeres explotadas sexualmente, niños utilizados como avanzadilla en planes de reagrupación familiar, hombres explotados en redes de comercio ilegal…, a través de prácticas de vudú y a través de fotografías de sus familiares, con tarifas que llegan hasta cincuenta mil euros para intentar llegar a un mundo mejor. “Por lo que la izquierda no va a darnos lecciones de buenos sentimientos”, concluye casado manifestando que, ya no es el problema del que se hace con los que llegan a España, el problema está en erradicar las causas.

Casado apuesta por una inmigración regular ordenada legal y vinculada a un contrato de trabajo. Europa necesita inmigración para sostener el Estado de Bienestar, España la necesito, hasta cinco millones que fueron recibidos con los brazos abiertos por el Gobierno del Partido Popular de los años 1990 y 2000, oficinas de empleo se instalaron Latinoamérica y en el Magreb, cooperación con las fuerzas policiales, se instalaron escuelas de formación y de primaria también en el África Subsahariana, por eso lo que tiene que hacer Europa y España es apostar por una inmigración regular y apostar por un esfuerzo coordinado de los fondos de nuestros países para implantar un Plan Marshall en África, en el que le demos una oportunidad a 1.400 millones de personas que buscan un futuro mejor. No hay valla ni muro que frene una desigualdad si en Europa no hacemos nada para remediarlo.

Casado dice que sus políticas fueron eficaces, hicieron una inmigración integrada y solidaria que demostró que son los inmigrantes que arriesgan sus vidas, los que muchas veces hipotecan a sus comunidades para tener un futuro mejor, para mandar luego esas divisas, esas remesas, por lo tanto lo más lógico es apostar por una inmigración de integración por la cual los que vienen no se quedan aparte sino que forman parte de España.

Y el ejemplo de esa inmigración integrada –según Casado- es Ceuta, que ha demostrado que “es un crisol de culturas, que se puede vivir en paz y en libertad, en Ceuta a nadie le preguntamos a que dios reza, a que persona quiere, en qué idioma habla o donde tiene el resto de su familia, lo único que le preguntamos es si quiere trabajar, si quiere ser parte de la sociedad española (…) y que permite que a esos españoles de segunda hornada, esos nuevos compatriotas puedan tener una mejor vida para ellos y sus familias. La izquierda no nos va a dar lecciones de integración ni de convivencia, ni de acción solidaria que el Partido Popular ya ha sabido hacer. Por eso cuando quieren dividir al Partido Popular por cuestiones de religión, ideología, procedencia, raza, genero, edad o de orientación sexual, se van a topar siempre con el muro de la realidad, porque no habido partido más solidario, más tolerante en estas políticas que nuestro partido. Nosotros tenemos las cifras de que hemos hecho una política eficaz y responsable solidaria y también segura”.