Buscar
10:09h. Martes, 12 de noviembre de 2019

La CECE se pone a disposición de las autoridades para aquello en lo que pudiera colaborar con el fin de normalizar la situación actual.

Incertidumbre ante la situación actual con la dimisión de la Autoridad Portuaria

Las concesiones administrativas preocupadas por las consecuencias que ello puede tener en los procedimientos abiertos y quedar paralizados frenando inversiones.

Ante la noticia de la dimisión del actual Presidente de la Autoridad Portuaria, la CECE pone de manifiesto la incertidumbre en que se puede encontrar la actividad de la Autoridad Portuaria, en la tramitación de expedientes administrativos y otros asuntos de importancia para la actividad económica del puerto y la ciudad.

Ante la falta de presidente del Puerto, los titulares de concesiones administrativas de superficies o relacionadas con actividades portuarias,  han manifestado su preocupación por las consecuencias que ello puede tener en los procedimientos abiertos y quedar paralizados, frenando inversiones y la consiguiente creación de puestos de trabajo.

La Confederación de Empresarios (CECE) alerta de que el Puerto y el tránsito  Fronterizo constituyen, son los principales motores de la actividad económica local, a los que se le une el comercio y la hostelería.  Los dos primeros se encuentran sumidos en una situación de incertidumbre al no existir planes de desarrollo ni a medio ni largo plazo, a los que se unen el cierre de dos o más firmas comerciales y la paralización otros de expedientes que facilitarían la entrada de importantes operadores.

La CECE destaca que el desarrollo comercial de la zona de Cañonero Dato ha sido posible por la decisión de los empresarios locales, los cuales generaron obra privada, inversión y empleo.  Para los empresarios sería imperdonable que problemas internos de la Autoridad Portuaria, frenaran el desarrollo económico de nuestra Ciudad.

La Confederación de Empresarios pide a las administraciones implicadas que de manera urgente resuelvan  la “crisis” de la Autoridad Portuaria,  -“además del daño que ocasiona a la propia institución y a las personas que allí trabajan”-  se instaure la normalidad en la tramitación de los expedientes en marcha que ahora están paralizados y facilitar el desarrollo de la actividad económica del Puerto, poniéndose la CECE a disposición de las autoridades para aquello en lo que “pudiera colaborar con el fin de normalizar la situación actual”.