Buscar
10:29h. Jueves, 17 de octubre de 2019

La inmigración ilegal es un problema económico, social y también de solidaridad.

Pablo Casado dice que sí gobiernan la problemática de los MENAS sea una política de Estado de ámbito nacional y relacionada con la política social, pero también con la de seguridad e inmigración. 

Políticas de Inmigración

Casado se refiere a las políticas de inmigración que siempre ha defendido su partido y en general el consenso de la política española siempre hacen compatible la seguridad la defensa de nuestras fronteras. No sólo esto, (refiriéndose a Ceuta) es una frontera de España sino de la Unión Europea.

DSC_0102

La solidaridad

Sobre la solidaridad cree que tenemos que preservar nuestra frontera al mismo tiempo cooperar con los países de origen de la inmigración. Los populares piensan que la inmigración ilegal además de ser un problema económico o un problema social, en relación con los MENAS es un problema también de solidaridad, porque hay mafias que explotan a dos millones de inmigrantes todos los años para lucrarse con 7.000 millones de euros, explotando no solo antes de que lleguen a territorio español, sino una vez que llegan a Ceuta y Melilla, a las costas andaluzas, a Canarias e incluso cuando pasan a otros países de la Unión Europea en redes de comercio ilegal, de prostitución o de trata de seres humanos. Por tanto, -continua- la inmigración tiene que tener la vertiente de seguridad, defendiendo sin fisuras a nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad al Estado y al mismo tiempo de solidaridad con los países de origen y de Cooperación Internacional.

DSC_0091

Menores Extranjeros No Acompañados

Para Casado la posición de los menores es muy clara la problemática de los MENAS de los Menores Extranjeros No Acompañados, no solo tiene que ver con la vertiente social. Sino con la vertiente de política exterior y de seguridad, es decir de inmigración. Estos menores no acompañados tienen que tener a su disposición los servicios sociales sanitarios y educativos, pero desde una perspectiva de que “a veces pasan a España para luego realizar un reagrupamiento familiar”, de manera que es una política también migratoria.

Lo que “solicita el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Vivas y lo que me me transmitió también, Juanjo Imbroda como expresidente de Melilla es que tiene que ser una política de Estado”, por cuanto –apunta Casado- que es una política de inmigración, esta problemática cree que además no solo hace que pueda haber una falta de dotación de medios sociales y educativos en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y en algunas provincias andaluzas, sino que además es un problema familiar para los países de origen.

Los populares piensan que es desgarrador que haya niños que puedan ser utilizados por sus familias para intentar cruzar a territorio europeo y lo que consideran desde el Partido Popular, es que lo mejor es que estos menores estén con sus familias. Por tanto, asegura Pablo Casado que lo ven desde una perspectiva política a nivel de España, pero con una política también social para estos menores y sus familias.

Compromiso con los MENAS

Pablo Casado dice que sí se comprometen a partir de noviembre si recuperan el Gobierno de España, que la problemática de los menores no acompañados sea una política de Estado de ámbito nacional y relacionada con la política social, pero también con la de seguridad e inmigración.

DSC_0081