Buscar
03:20h. Viernes, 20 de septiembre de 2019

La filosofía de Búscome dice que, “es reivindicar la lucha feminista sin acceder a ninguna ayuda pública, porque así lo hemos decidido”.

Búscome no accede a ninguna subvención pública ni privada

Búscome advierte que, “no permitirá más manipulación mediática. Todo lo hacemos de manera altruista y con el dinero de nuestros bolsillos”.

A raíz del comentario de Vox sobre las subvenciones a ‘chiringuitos’ de asociaciones feministas, Búscome quiere advertir del “gran error que cometen quienes dan alas al discurso falso de las subvenciones en materia de mujer, esconden un deseo enorme de que éstas no luchen por la igualdad y por alcanzar sus objetivos". 

La asociación explica que para obtener estas subvenciones hay que pasar un control exhaustivo por parte de la intervención, mediante la correspondiente memoria justificativa y bajo las premisas de transparencia, objetividad y no discriminación.

Aparte de ser un derecho recogido en la Constitución, a la entidad le parece inaudito que pongan el foco en aquellas instituciones que protegen a los menores y a las mujeres víctimas de violencia de género, así como a los programas que conllevan, y cuyo fin es “acabar con los roles de género y el patriarcado”.

Memoria económica

El Área de Igualdad ha ido perdiendo peso y presupuesto en Ceuta, es más, la Ciudad tiene un Plan de Igualdad que, “no se puede llevar a cabo porque no se recoge en los presupuestos, al contrario de otros planes”.

Búscome también dice que, "es una falacia hablar de chiringuitos feministas en Ceuta”, y no decir nada de lo que se llevan fundaciones, grupos políticos, casas regionales, entidades religiosas, cofradías, asociaciones y federaciones deportivas y de vecinos, en comparación con las áreas sociales o educativas". 

La asociación ahora va más lejos y dice que, “nadie cuestiona que Autismo, el CERMI o la Fundación Gallardo, reciban por parte de la Administración,  -de acuerdo a la estabilidad presupuestaria y la Ley de Subvenciones- una ayuda para desempañar sus intervenciones y mejorar la calidad de vida de estas personas que necesitan la colaboración del exterior”.

La entidad entonces se pregunta: ¿Por qué se duda cuando una asociación feminista recibe la misma ayuda? Y dice que el fin de estas críticas es “cuestionar todo lo que sea dedicado para luchar contra el machismo y la violencia de género. Es cuestionar a la propia mujer".

La asociación alaba invita y apoya

La asociación alaba la labor de estas entidades, que "suprimen el trabajo que debería hacer la Administración” e invita a que "si quieren poner en entredicho las subvenciones, lo único que tienen que hacer es “fiscalizar a la Ciudad, pero al derroche ornamental, las duplicidades y al proceso de  adjudicaciones, y no a la buena labor de los agentes sociales” y deja patente que apoya "a los colectivos que acceden a una subvención pública”.

Búscome no recibe ningún tipo de subvención

Pero Búscome afirma que “nuestra filosofía es reivindicar la lucha feminista sin acceder a ninguna ayuda pública, porque así lo hemos decidido. No recibimos ningún tipo de subvención y, por tanto, advertimos que no vamos a permitir más manipulación mediática acerca de ello. Todo lo hacemos de manera altruista y con el dinero de nuestros bolsillos”.