Buscar
02:34h. Martes, 23 de Abril de 2019

Martínez Arcas considera que es una medida antieconómica, cortoplacista y perturbadora

El PP pide la retirada de la Ley del Impuesto sobre determinados Servicios Digitales

El portavoz popular asegura que el Proyecto de Ley es poco creíble y tiene un tufillo confiscatorio

El portavoz en la Comisión de Hacienda en el Senado por Ceuta, Guillermo Martínez Arcas
El portavoz en la Comisión de Hacienda en el Senado por Ceuta, Guillermo Martínez Arcas

El Grupo Popular del Senado pedirá la retirada de la Ley del Impuesto sobre determinados Servicios Digitales, así como posponer su tramitación hasta que exista una norma en el marco de la Unión Europea que afronte, coordinadamente, los impuestos sobre los Servicios Digitales.

El portavoz en la Comisión de Hacienda, Guillermo Martínez Arcas, califica la medida como “antieconómica, cortoplacista y perturbadora”. “Es cierto – explica que desde la UE y la OCDE se ha pretendido impulsar coordinadamente, pero el afán recaudatorio del Gobierno de Pedro Sánchez, pretende crear unilateralmente esta figura impositiva”.

Para el portavoz popular la ley es antieconómica porque afecta al desarrollo de la economía Digital al reducir los beneficios de las empresas del sector en más de 560 millones de euros. Cortoplacista porque el único objetivo es incrementar los ingresos del Estado, de forma inmediata, sin tener en cuenta los efectos en el sector y su impacto en el empleo, y además distorsiona el mercado y perjudica a las empresas que tiene sede en España.

El texto de la moción, que se presenta para su debate en la Comisión de Hacienda del Senado, considera “inalcanzable” la cantidad que el Gobierno pretende recaudar con este nuevo impuesto y, asegura, que la propia memoria económica del proyecto de ley, reconoce la dificultad para calcular la posible recaudación.

“El Gobierno –afirma Martínez Arcas- pretende recaudar en España, una cuarta parte de lo que la UE prevé para el conjunto del territorio. Esto es poco creíble, tiene un tufillo confiscatorio y además provoca inseguridad jurídica”.