Buscar
01:42h. Viernes, 20 de septiembre de 2019

No se deben guardar los antibióticos que sobren después del tratamiento.

El Hospital coloca un stand informativo para concienciar sobre el uso prudente del antibiótico

El domingo 18 de noviembre del ‘Día Europeo del Uso responsable del Antibiótico’

STAND 16NOV2018 I FOTO INGESA
STAND 16NOV2018 I FOTO INGESA

Esta iniciativa se une a la campaña puesta en marcha a nivel nacional por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social con el objetivo de informar y concienciar sobre el uso prudente de los antibióticos, puesto que estos medicamentos no curan las infecciones causadas por virus, como el resfriado común o la gripe, y únicamente son eficaces para combatir las infecciones bacterianas. El diagnóstico correcto y la decisión respecto a la necesidad de administrar antibióticos son competencia exclusiva de los médicos.

En el ‘Día Europeo del Uso prudente del Antibióticos’ es importante incidir en que su consumo hace que las bacterias se vuelvan resistentes a estos medicamentos, por lo que es primordial que no se tomen por motivos equivocados ni de forma incorrecta. Además es importante que se tome antibióticos sólo cuando se los recete el médico y bajo sus recomendaciones, de manera que puedan seguir siendo eficaces también en el futuro. No se deben guardar los antibióticos que sobren después del tratamiento.

Por otra parte, el uso equivocado o incorrecto de los antibióticos puede hacer que las bacterias se vuelvan resistentes frente a futuros tratamientos, lo que representa un riesgo para la salud, y no sólo para la persona que ha tomado los antibióticos de forma inadecuada, sino también para cualquier otra persona que pudiera contraer la bacteria resistente más adelante. Por estos motivos, se recomienda seguir siempre las recomendaciones de los médicos sobre cuándo y cómo usar los antibióticos de forma responsable y, de este modo, seguirán siendo eficaces en el futuro.

Según el doctor José López Barba, Jefe de Análisis Clínicos del HUCE y especialista en Microbiología, “la prescripción de la duración más breve del tratamiento antibiótico basada en datos contrastados reduce la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos. Cuanto más tiempo sometemos a los microorganismos al antibiótico, antes se seleccionarán aquellos que son resistentes y serán los que predominarán”.