Buscar
04:21h. Martes, 17 de septiembre de 2019

El INGESA califica las acusaciones de CCOO de gravísimas e intolerables

Jiménez: “Cada día, los gestores y los profesionales del servicio público de salud, nos esforzamos por que los usuarios del INGESA reciban la mejor atención sanitaria”.

Alfonso Jiménez, director del INGESA, con la delegada del Gobierno Salvadora Mateos
Alfonso Jiménez, director del INGESA, con la delegada del Gobierno Salvadora Mateos

Las acusaciones vertidas por CCOO hacia el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) en su nota del 11 de junio de 2019 son intolerables, dice Alfonso Jiménez, director del INGESA.

Jiménez  niega categóricamente todas estas acusaciones y llama a este sindicato a ejercer su labor de forma responsable y “no con mentiras y calumnias” como las que estamos leyendo estos días en los medios de comunicación de Ceuta.

Es muy grave -añade el director- insinuar que “el INGESA está suspendiendo y postergando tratamientos y terapias que se venían dispensando habitualmente y que habían demostrado una notable eficacia en la curación de enfermedades crónicas o, al menos, una sensible mejoría en el estado general de los enfermos”. Y más grave –añade- aún afirmar que esta actuación “viene acompañada, en muchos casos, de una derivación de pacientes hacia la asistencia privada, lo que supone en la práctica una privatización de la sanidad pública” y que “todo se está haciendo como un plan premeditado y por orden de la dirección territorial del INGESA”.

El director territorial expone que, CCOO no solo no aporta dato alguno sobre las especialidades, tratamientos y pacientes a los que se refiere, tampoco aporta prueba alguna. Por supuesto, esto es porque esos datos y pruebas no existen: ningún cargo directivo del INGESA ha dado orden para que se detengan o posterguen tratamientos o terapias necesarias para el tratamiento de los pacientes, y por supuesto, menos aún, para que se deriven pacientes a la sanidad privada.

Aún así, -puntualiza Jiménez- la información ha sido publicada por los medios de comunicación y eso crea alarma social y daña la imagen del INGESA. El INGESA se esfuerza por prestar los mejores servicios sanitarios posibles a los ceutíes utilizando para ello, de manera eficiente, los recursos necesarios.

En este punto, INGESA apela a la responsabilidad de este sindicato en el ejercicio de su labor dado que constituye un hecho de extrema gravedad acusar al INGESA de primar los intereses económicos sobre las necesidades asistenciales de la población ceutí.

De este modo, -indica el director territorial- no se va a tolerar desde esta Entidad Gestora acusaciones falsas que siembren duda en la sociedad acerca de la labor de asistencia sanitaria que reciben por parte del INGESA en Ceuta. “Que nos le quepa duda de que cada día, los gestores y los profesionales del servicio público de salud, nos esforzamos por que los usuarios y usuarias del INGESA reciban la mejor atención sanitaria”, apostilla Jiménez.