Buscar
10:09h. Martes, 12 de noviembre de 2019

INGESA participa en un taller de RCP enfocado al aprendizaje de los más jóvenes

El servicio del 061 del INGESA ha participado en una jornada que ha sido organizada por el Área de Coordinación de Emergencias ARCE-Protección Civil, de la Consejería de Presidencia y Gobernación.

 
 

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) ha participado este miércoles, en la plaza Nelson Mandela, en varias actividades para conmemorar en Ceuta el Día Mundial del Paro Cardíaco.

Una de las actividades ha sido la maratón de reanimación cardiopulmonar básica (RCP) que se ha dirigido a toda la población de Ceuta, motivo por el que el INGESA ha dispuesto en la plaza una Unidad Móvil de Soporte Avanzado del 061 con desfibriladores con el fin de instruir sobre el conjunto de técnicas que se utilizan cuando la respiración o los latidos del corazón cesan. El uso del desfibrilador también se antoja más que importante, dado que puede ayudar a salvar vidas y se basa en una descarga eléctrica a través de unos electrodos con el fin de revertir la arritmia cardiaca.

La jornada, en la que colabora el servicio del 061 del INGESA y que ha organizado el Área de Coordinación de Emergencias ARCE-Protección Civil, de la Consejería de Presidencia y Gobernación, ha nacido con el objetivo de concienciar a los más jóvenes que las maniobras de (RCP) son fáciles de hacer y que pueden salvar más de una vida si se hacen de manera correcta y se aplican técnicas correctas.

La formación ha sido de carácter básico y ha ido dirigida a utilizar, sobre todo, procedimientos manuales y, si es necesario, actuar con el apoyo de un desfibrilador. Se quiere pretender que el alumno integre conocimientos de (RCP) para ser capaz de reconocer una situación de peligro.

Las actividades que se han realizado en la plaza Nelson Mandela han sido eminentemente prácticas gracias al material que se ha dispuesto para que los alumnos pudieran realizar la (RCP) de la manera más realista posible. Del mismo modo, el servicio del 061 ha dispuesto a su equipo para que los alumnos de los colegios del Ceuta puedan conocer de primera mano qué hacer ante una situación de esa índole.

Begoña Martínez, coordinadora del servicio del 061 del INGESA de Ceuta, considera estas jornadas como “fundamentales para la población, ya que la ayuda de la ciudadanía es esencial para actuar de la manera más rápida. Los ceutíes tienen que estas concienciados y enseñados. De ahí, la creación de estos talleres”, sentencia la coordinadora.

En la misma línea, Martínez ve entre la población y 061 una coordinación indispensable para salvar vidas. “El 061 tarda 4 minutos en llegar hasta el lugar de los hechos, por eso el ciudadano que se encuentre en el sitio tiene que conocer qué hacer en esos casos.

Por último, Begoña Martínez pide a los ceutíes que se formen y aprendan de estos talleres para que en un futuro puedan ayudar al servicio del 061.

photo_2019-10-16_17-57-33

¿Cómo actuar ante una parada cardiaca?

Lo primero que hay que hacer solicitar atención médica, llamando al teléfono de emergencias del 112. Una vez realizada las llamadas debemos mirar si está consciente o inconsciente. En caso de haber perdido el conocimiento, se debe comprobar si el paciente respira.

Si el paciente no respira y no responde, se comienza con las técnicas de reanimación cardiopulmonar, es decir, practicar un correcto masaje cardiaco. Para ello lo que se debe hacer es comprimir el esternón hacia abajo, con una frecuencia de 100 veces por minuto.

Una vez que se haya iniciado el masaje cardiaco debemos utilizar un desfibrilador, el cual es “muy importante” que exista en espacios públicos, asevera la coordinadora del 061. Se debe de aplicar el desfibrilador siguiendo las instrucciones del dispositivo y tenerlo en funcionamiento hasta que lleguen los servicios del 061.

Recordar que las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte en nuestra sociedad, por eso una atención rápida se antoja fundamental para que la persona que ha sufrido una parada se recupere.

Las posibilidades de supervivencia de una persona que padece una parada respiratoria aumentan en un 70% si se actúa antes de que lleguen los equipos de emergencias. Por ello, el objetivo de quienes presencien un episodio de este tipo es comenzar la reanimación cardiopulmonar (RCP) durante los cuatro primeros minutos, para que los órganos del paciente no se encuentren tan dañados cuando se presenten los servicios de emergencia sanitaria. Según Fundación Española del Corazón (FEC).

photo_2019-10-16_17-57-28

photo_2019-10-16_17-56-09