Buscar
00:42h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

Día de la Atención Primaria

Bajo el lema “Pasión por la Primaria” se suma el Colegio de Médicos en el Día de la Atención Primaria

Colegio de Médicos expresa su reconocimiento a los facultativos de los centros de salud, los servicios de emergencia 061 y el servicio de urgencias de atención primaria de Ceuta. 

El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Ceuta se suma al Día de la Atención Primaria, que bajo el lema “Pasión por la Primaria”, se celebra mañana jueves con carácter nacional, a instancias de la Organización Médica Colegial.

 La Organización Mundial de la Salud define la Atención Primaria como la asistencia sanitaria esencial, basada en métodos y tecnologías prácticas, científicamente fundadas y socialmente aceptables, puesta al alcance de todos los individuos y familias.

Desde su reforma en los años 80, la situación de la Atención Primaria se ha enfrentado a una realidad cambiante, nuevos retos y problemas como:

-La cronicidad de las patologías y una población cada vez más envejecida, han convertido a mucho de los pacientes en crónicos pluripatológicos, precisando de una asistencia más compleja, tanto en términos cuantitativos como cualitativos.

-La inadecuación de plantillas de médicos de familia, sumada a cupos excesivos de pacientes, autosustituciones de compañeros ausentes, pacientes más demandantes de asistencia médica, agendas saturadas, médicos que pasan la consulta en solitario lo que resulta desaconsejable en las exploraciones físicas por razones médico-legales, excesiva burocracia administrativa, etc… provocan que se atiendan de media a 40-45 pacientes diarios y que, cuando se asumen cupos de pacientes de otro compañero pueden llegan hasta a 80 pacientes al día. Como consecuencia, los médicos apenas puedan dedicar 5 ó 6 minutos a sus pacientes, con el lógico detrimento de la relación médico-paciente. 

-La próxima jubilación de efectivos de primaria: el gremio médico de Ceuta ocupa el tercer lugar a nivel nacional (solo superado por el de Cataluña y Melilla) en plantilla médica envejecida, con una edad media de 47,8 años, según se desprende del Estudio Nacional sobre Demografía Médica elaborado recientemente. Se estima que casi la mitad de la plantilla médica de Ceuta se va a jubilar en los próximos 5-7 años, lo que contrasta con la alta tasa de contratos temporales y la precariedad laboral que aún persiste en la profesión médica local.

-Imposibilidad de atender adecuadamente la prevención de enfermedades y la promoción de la salud (hábitos de vida saludables, alimentación sana, bienestar psicosocial, la atención adecuada a la familia, prevención de accidentes, etc…), funciones esenciales en la Atención Primaria, sacrificadas por la saturación asistencial.

-Jornadas laborales ordinarias enlazadas con jornadas extraordinarias de atención continuada, que merman el necesario descanso y el tiempo que debería dedicarse al estudio y la formación médica continuada. 

-Limitación en la capacidad resolutiva diagnóstica de los médicos de familia, al no permitírseles solicitar pruebas diagnósticas analíticas y radiológicas que hoy en día se pueden considerar básicas, como pedir un nivel de vitamina B12 o vitamina D o una ecografía; a pesar de ser profesionales con 10 años de formación para poder empezar a ejercer.

-Agresiones al personal sanitario: la Atención Primaria junto al Servicio de Urgencias del Hospital Universitario son el blanco principal de las agresiones tanto físicas como verbales al personal sanitario, especialmente a las médicos mujeres. Ceuta ocupa el 5º puesto del ranking nacional del estudio publicado este año por el Observatorio Nacional contra las Agresiones al personal sanitario de la Organización Médica Colegial de España (encuesta lamentablemente liderada por la ciudad hermana de Melilla). Una lacra que además va en aumento, como demuestra el registro de agresiones del INGESA, con un significativo incremento de las mismas del 2017 al 2018 de más del 55%.

 Ante este desalentador panorama nacional, que en Ceuta se agrava por ser un área sanitaria de difícil desempeño y cobertura (aunque siga sin ser reconocida oficialmente como tal), planteamos a nuestros políticos posibles soluciones: 

– Incremento del presupuesto finalista en Sanidad y potenciación de la inversión en Atención Primaria como pilar fundamental y principal puerta de acceso a la asistencia sanitaria, lo que permitiría descongestionar los servicios de Urgencias y las derivaciones a la Atención Especializada.

– Ofertar contratos dignos a los médicos sustitutos e interinos y cubrir todas las ausencias de facultativos. 

– Convocar oposiciones frecuentes para que la proporción de trabajadores propietarios sea la más alto posible y que fidelice a nuestros profesionales médicos y a los médicos internos residentes (MIR) que cada año finalizan su especialidad. 

– Incremento de las plantillas de Médicos de Atención Primaria, con unos cupos de pacientes más adecuados, con un máximo de 30 pacientes de visitas diarias y sobre todo más tiempo para dedicarles a sus enfermos (10 minutos mínimos por paciente) y así ofrecerles una asistencia de calidad y más humanizada.

–  Aumentar la capacidad resolutiva de la Atención Primaria con más medios diagnósticos y acceso a pruebas diagnósticas, para disminuir derivaciones al Hospital Universitario y la frecuentación de los servicios de urgencias, así como potenciar el espíritu colaborativo con la Atención Especializada. 

–Mejorar las condiciones de seguridad en el trabajo, redoblando esfuerzos en la lucha contra la lacra de las agresiones al personal sanitario, porque carece de toda lógica que ser médico se haya convertido en una profesión de riesgo.

Por último, en este Día Nacional de la Atención Primaria, el Ilustre Colegio Oficial de Médicos desea expresar públicamente su reconocimiento a los facultativos de los centros de salud, los servicios de emergencia 061 y el servicio de urgencias de atención primaria de Ceuta que, a pesar de la desfavorable situación descrita, ejercen a diario y de manera ejemplar su digna profesión de médico, movidos por su vocación y entrega a los pacientes de Ceuta.