Buscar
10:33h. Martes, 12 de noviembre de 2019

Turno de réplica del INGESA a Comisiones Obreras

El INGESA recuerda las difíciles circunstancias en las que el doctor Diego Sánchez, hubo de hacerse cargo de la Dirección Médica.

 
 

Todo empezó cuando el pasado viernes, 18 de octubre, el secretario general de la Federación de Sanidad de CCOO, Ángel Lara Ostio, utilizó el término ‘autista’ de manera peyorativa para referirse al director médico de Atención Especializada del INGESA.

El Instituto manifestó su total rechazo al término utilizado por el sindicato y señaló una falta de sensibilidad en sus palabras, ante lo que consideran una ofensa a la imagen social de las personas con autismo, huyendo de ese lenguaje y mostrando su más absoluto respeto a los que padecen dicha enfermedad.

El INGESA insto a CCOO a rectificar y mostrar sus disculpas ante este colectivo. Aparte estudiaran medidas para evitar que “se repitan este tipo de declaraciones que ofenden a pacientes, familiares y asociaciones de afectados”.

Pues bien, el sindicato a través de los medios que “nos equivocamos y lo reconocemos”, y que no le costaba pedir disculpas al colectivo. No obstante, no se bajó de su posición hacia el director médico del cual dijo que “provocó concentraciones semanales a las puertas de los centros de salud durante meses”, consiguiendo “la proeza de aunar las quejas de los médicos especialistas tras haberlo logrado con los de atención primaria” y lo acusa de “mantener intacta su capacidad desorganizativa”.

A raíz de lo publicado por CCOO en los diferentes medios de Ceuta, el Instituto nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), muestra su total respaldo al director médico de Atención Especializada del Hospital Universitario de Ceuta, quien, junto con los Jefes de Servicio y los profesionales, han conseguido mejorar ostensiblemente la sanidad en la ciudad. Desde el Instituto aseguran que están en la línea para la mejora de la sanidad.

El INGESA recuerda las difíciles circunstancias en las que el doctor Diego Sánchez, hubo de hacerse cargo de la Dirección Médica, teniendo que asumir la lamentable situación asistencial en la que ésta se encontraba y que había llegado a motivar su denuncia ante el defensor del paciente y la propia fiscalía. En tales circunstancias y en el cumplimiento de sus obligaciones, -reseña el Instituto- ha liderado una profunda revisión de los procesos y circuitos asistenciales en cada uno de los servicios médicos, identificando aquellos problemas que pudieran suponer un impedimento en el correcto desempeño de sus funciones asistenciales, optimizando los recursos disponibles en cada caso y proponiendo opciones de mejora.

Paralelamente el doctor Sánchez, -avala el INGESA- ha realizado denotados esfuerzos por conseguir atraer la atención profesional de nuevos facultativos, incluyendo la interrupción de sus vacaciones para acompañar, personalmente hasta Ceuta, a algunos de ellos.

La Institución entiende que, con ello, el doctor Sánchez ha dado debida respuesta a las expectativas de un gran número de pacientes y usuarios que, de otra forma, no habrían comprendido ni aceptado en modo alguno, una actitud de dejadez o inacción.

Dicho lo anterior, desde el INGESA quieren expresar que no están de acuerdo con el comentario de CCOO sobre las injerencias entre jefes de sección, responsables de unidad y la dirección médica. “La comunicación diaria entre todo el equipo sanitario del INGESA es la obligación del director médico”, apuntan.

El Real Decreto 521/1987, de 15 de abril, dice: La dirección, supervisión, coordinación y evaluación del funcionamiento de los servicios médicos y otros servicios sanitarios del hospital, proponiendo al Director Gerente, en su caso, las medidas necesarias para el mejor funcionamiento de dichos servicios. Asimismo, proponer, dirigir, coordinar y evaluar las actividades y calidad de la asistencia, docencia e investigación.

Todo el equipo del INGESA, en el que “se cuenta nuestro director médico, ha permitido que actualmente haya una notable reducción de la lista de espera media en consultas externas bajando hasta los 30 días en el periodo del 1 de enero al 1 de septiembre. Esto supone una reducción del 36,7%, pues en el mismo periodo del pasado año, esta demora se situaba en 50 días (20 días más de espera para la cita al especialista)”.

Ante la afirmación de “fuga de médicos”, el INGESA quiere expresar que durante el 2019 se han incorporado: un internista, un psiquiatra, un nefrólogo, un cirujano, y hemos incorporado al Servicio de Urgencias a todos los residentes de Medicina de Familia que han acabado su especialidad. A tenor de esto, el INGESA también ofrece la relación de los contratos realizados a estos profesionales: “tanto el internista como el nefrólogo y el cirujano están pendientes de la creación de nuevas plazas, por lo que tienen contratos trimestrales” y añade, “el psiquiatra cubre una baja de larga duración y los tres nuevos médicos de Urgencias podrán optar a tres ofertas de interinidad que se harán en breve”, reseña.

Según el Instituto, las dificultades para atraer a estos profesionalmente a Ceuta, son el resultado de un problema complejo y generalizado, que nuestra ciudad comparte, con sus propias singularidades, junto a otras comunidades del país y para el cual, el INGESA trabaja en el desarrollo de un proyecto de incentivación profesional en el marco del Plan de Ordenación de Recursos Humanos. “Imputar a la persona del doctor Sánchez, incluso como parte del problema, supone cuanto menos, un análisis simplista y escasamente realista de las verdaderas”, recrimina.

El INGESA les aclara que, “la marcha de algunos profesionales se debe exclusivamente a motivos personales y no a condiciones de trabajo, que en la mayoría de los casos son mejores que en otros centros de la península”, y les puntualiza que, “no puede atribuirse a la dirección actual las nefastas consecuencias de la gestión anterior, con reducción de plantillas, amortización de plazas y contratación precaria, ya que no existen”.

Por último, a la afirmación de: “diversas decisiones bajo su responsabilidad que dificultan la capacitación de los facultativos”, es INGESA recalca que “es absolutamente falsa y genera un clima de crispación entre los profesionales y la ciudadanía que repercute de manera directa en la sanidad de Ceuta”. Desde el INGESA trasladan que no hay ningún solo facultativo que quiera venir a Ceuta que “no se le haya realizado un contrato”.