Buscar
03:58h. Viernes, 20 de septiembre de 2019

La UGT contra la pretensión del “Régimen” de Vivas de convertir en “negocio” determinados servicios públicos.

La UGT cabreada con el “Régimen” de Vivas por querer privatizar la Biblioteca Pública

Este personal al compartir funciones con trabajadores de la Ciudad, corre el riesgo de que acaben entrando a formar parte de la plantilla, al considerarse cesión ilegal de trabajadores.

 

El cabreo que tiene la Sección Sindical de la UGT es mayúsculo con la decisión tomada por el “Régimen” de Vivas de privatizar la Biblioteca Pública, que próximamente va a entrar en funcionamiento a manos de una empresa privada, argumentando “la falta de personal propio”.

Para la sección sindical, esta decisión tomada por el Consejo de Gobierno prioriza el beneficio empresarial, sobre el empleo público estable y de calidad.

Lo lógico para los ugetistas, seria dotarlo de una plantilla de trabajadores de la Ciudad, seleccionados con criterios de profesionalidad y calidad, mediante los procedimientos establecidos para las administraciones públicas y no, por criterios de la empresa que, lícitamente, su objetivo será el beneficio económico, y su personal no se rija por criterios de mérito y capacidad.

Ante la deriva en la que ha entrado este Gobierno por la falta de personal en determinados servicios, -dice el sindicato- en vez de ofertar empleo público, los cubre con contratación de empresas que aportan un personal cuya cualificación “no ha podido ser contrastada”.

Ejemplos claros de falta de personal es en el Área de Menores, donde la empresa atiende una parte de las necesidades de los MENA, mientras el personal de la Ciudad se ve desbordado de trabajo. Otra falta, que se ha hecho eco la Sección Sindical, es el ICD que están planteando amortizar vacantes en lugar de cubrirlas y “externalizar” estos servicios.

La Unión General de Trabajadores se va a oponer a las pretensiones de este “Régimen Patriarcal”, que considera que “puede gestionar lo público como si fuera de su propiedad, favoreciendo la adjudicación de servicios públicos a empresas privadas”.

Este personal ajeno a la Administración Pública al compartir funciones con trabajadores de la Ciudad, corre el riesgo de que acaben mediante sentencia judicial entrando a formar parte de la plantilla, al considerarse cesión ilegal de trabajadores, indica la UGT añadiendo que,  “antecedentes sobran sobre esta forma de entrar a formar parte de la plantilla de la Ciudad, evitando entrar por procedimientos objetivos de igualdad mérito y capacidad”.

La Sección Sindical de la UGT dice que, “si es necesario, acudiremos a los Tribunales para acabar con estas artimañas que en lugar de favorecer a los ciudadanos con servicios públicos de calidad, solo favorecen los intereses económicos de unos pocos, perjudicando el bolsillo de los ciudadanos y las aspiraciones legítimas de promoción de trabajadores de la Ciudad suficientemente cualificados”.