Buscar
09:28h. Lunes, 20 de Mayo de 2019

En mi vida no es necesario el Día de la Mujer. En mi vida o lo que sería mi ideal es que hombres y mujeres caminaran a la par, recorrieran juntos el camino, respetándose, descubriendo ambos ese transitar.

En mi vida no existe el sexo débil, ni el macho Alfa, existe el compañero, el compartir las tareas, existe el apoyo mutuo.

Estoy convencida de que ese ideal es posible y que cada vez está más cerca, lo sé, lo tengo claro, como también tengo claro que el camino para conseguir ese ideal no es la protesta.

En pleno siglo XXI el movimiento feminista no necesita visibilidad. Con el debido respeto, hoy no creo que la travesía adecuada sea la protesta y menos las protestas que últimamente estamos viendo en este movimiento, donde degradan, donde parece más una guerra con los hombres que buscar un acercamiento. No me identifico con este movimiento uruguayo feminista, más bien me dan vergüenza ajena como mujer. Que tenemos derecho al pataleo cuando hay injusticia, por supuesto, pero estoy convencida de que ésa no es la ruta para llegar a mi ideal.

El camino a la igualdad se construye trabajando, desde abajo, desde la educación y remando juntos hacia el mismo lado.

Déjense de joder, de miembros y miembros, de todas y todes…, empecemos a laburar y a poner cada uno nuestro grano de arena. Y en esto también insto a todos los políticos que dejen de tener el culo aplastado en el sillón y salgan a la calle, como algunos lo hacen, dejen de mirarse el ombligo por favor.

Para mi ideal hacen falta leyes nuevas que busquen la paridad, leyes que permitan la conciliación, leyes de verdad contra la violencia de género, hace falta cambiar mil cosas a las que no se llega mediante la protesta ni mostrarse en una manifestación en tetas o como Dios las trajo al mundo con carteles en contra de los hombres, sino el cambio viene con el diálogo, con el trabajo y con las ganas. Hace falta invertir en la educación, en la sociedad del futuro, hay que educar en valores, en igualdad y equidad, que no es lo mismo, y solo trabajando desde la educación acabaremos con la violencia, con el patriarcado, con la desigualdad y las injusticias y en esto somos todos responsables.

No me sumo a la huelga del 8 de marzo, no me identifico con estos movimientos feministas que en vez de empoderarnos nos degradan.

Me sumo a la mujer que camina al lado de su hombre, que comparte junto a él la educación de sus hijos, las tareas del hogar. Me sumo a la mujer compañera y al hombre mirándola como su par.

¡Basta de feminismos, seamos femeninas por favor, que no es lo mismo!

Laburar: verbo intransitivo, coloquial-Argentina