Buscar
01:00h. Lunes, 23 de septiembre de 2019
Fundación Márgenes y Vínculos, “Con ojos de cámara”
Fundación Márgenes y Vínculos, “Con ojos de cámara”

Estamos consternados antes los últimos asesinatos por razón de género. Estos son la culminación de una serie de actos violentos y lamentablemente estos últimos fueron de la mano de una violación previa, y por parte de un familiar de la víctima. Las personas no somos conscientes de la cadena de eventos que llevan al feminicidio, no nos damos cuenta hasta que ocurre y, en muchos casos si nos damos cuenta, callamos.

En América Latina, tenemos una cultura de alta tolerancia hacia la violencia contra las mujeres y niñas. Veo como se ha "normalizado" la violencia, e insisto, hacemos caso omiso, damos vuelta la espalda, no denunciamos. Hay hechos en determinadas circunstancias, que son vistos como parte de la vida de las mujeres, especialmente de las que pertenecen a comunidades social y económicamente desfavorecidas con bajos niveles de educación y desarrollo. Hay que invertir en prevención de la violencia, hay cada vez mas evidencia global que demuestra que la prevención es posible si se asignan los recursos necesarios para la misma y hay voluntad política para hacerlo.

Los hombres deben promover y trabajar en conjunto junto a nosotras, dando un buen ejemplo a nuestros hijos, desafiando las mentalidades toxicas machistas, trabajar en las escuelas, en los lugares de trabajo en las instituciones religiosas y sobre todo en nuestros hogares. Basta de machismo, la mujer no es una pertenencia del hombre.

El poder judicial debe darle fin a la impunidad y fortalecer su sistema para investigar, enjuiciar y sancionar a los responsables sin piedad.

También debemos invertir en servicios centrados en las sobrevivientes, alentando a las mujeres y niñas a hablar y buscar apoyo, sobre todo si están experimentado abuso. Contar con refugios donde pudieran albergarse y estar seguras, lejos de sus abusadores. Muchas mujeres siguen aguantado por no tener donde ir, por no tener como subsistir si se retiran del hogar donde son abusadas, aguantando y en muchos casos pagando con sus vidas por no tener una escapatoria.

Salud, Servicios Sociales, Policía y el sistema judicial deben trabajar en equipo para lograr erradicar la violencia de género.

Sobre todas las cosas, no podemos meter a todos los hombres en la misma bolsa, he visto comentarios por redes sociales donde generalizan. No señoras, equivocadas. Hay hombres que sin perder la masculinidad, caminan a nuestro lado construyendo y no destruyendo.

Basta de violencia de género, basta de muertes por feminicidio. Trabajemos en conjunto para que no tengamos que llorar nunca más a una adolescente, a una niña, a una madre.