Buscar
08:44h. Martes, 12 de noviembre de 2019

Exigimos el cumplimiento del acuerdo sobre la cooperación en materia de prevención de la emigración ilegal de menores no acompañados, su protección y vuelta concertada de Rabat el 6 de marzo de 2007

La situación de los MENA en Ceuta es dramática e insostenible. Se encuentran en una situación lamentable, en un edificio que no cumple ninguna garantía para albergar a estos menores, donde la anarquía es la reina de la fiesta, donde los menores entran y salen a su antojo cuando les da la gana sin control alguno ya sea por las ventanas o directamente por la puerta trasera.

Los medios humanos y los trabajadores también se encuentran al límite, desbordados e incapaces ante el caos y las carencias existentes. No hay medios materiales suficientes ni medios humanos, ni por número ni por especialidades.

La situación es dramática y peligra la seguridad de los trabajadores, la seguridad de los MENA, y como no, la seguridad de todos los ciudadanos de Ceuta que para más inri, somos masacrados a impuestos, teóricamente para que se garantice nuestra seguridad y nuestra libertad, entre otras garantías fundamentales, las cuales exigimos, sean tuteladas.

Evidentemente hay muchos menores que tratan de labrarse un futuro e intentan aprovechar cualquier oportunidad, pero la realidad es muy  tozuda. Hay un gran número de MENA que son niños de la calle, que no van a quedarse en el centro, que no van a someterse a ningún tipo de disciplina ni educación y por supuesto no van a integrarse.

La educación o reeducación de muchos MENA es una utopía y es una gran mentira que la dictadura progre quiere hacernos tragar con embudo, y que además trata de hacernos sentir culpables ante una tragedia humana de Marruecos la cual quiere trasladar a España. De este modo, Marruecos se lava las manos y de paso colapsa la ciudad cuanto antes mejor.

Según cálculo promedio, cada MENA le cuesta a España la friolera de “7.200 euros al mes”. Sí, lo repito, “7.200 euros al mes”. ¿De dónde sale el dinero?, ¿De dónde salen esos casi dos millones y medio de euros que recibirá la Ciudad de Ceuta para “gestionar” “sus MENAS”? Pues la respuesta es fácil, de recortar a los pensionistas, de subir y subir impuestos que pagamos todos, de machacar a impuestos a los autónomos que son hoy en día los esclavos del Siglo XXI, de que cuando los españoles vayamos a los Servicios Sociales no hayan ayudas o no haya suficientes para los españoles. Y son éstos los que están sufriendo una verdadera crisis humanitaria porque, entre otras desgracias, por ejemplo, no pueden pagar siquiera el recibo de la luz más caro de Europa.

Y así sumamos y seguimos…. Pero volvamos al tema principal que nos ocupa.

La responsabilidad soberana de la tutela de los MENA es de Marruecos, son sus menores, son sus súbditos y Marruecos es quien tiene la obligación de amparar a sus ciudadanos. Marruecos, cuyo Rey es uno de los más ricos del mundo y cuyo país es inmensamente abundante y fértil en recursos naturales es la indiscutible soberana de sus súbditos.

Basta ya de mentiras, España es incapaz y ha demostrado sobradamente su ineptitud a la hora de tutelar a muchos de éstos menores en condiciones dignas, que vagan por las calles en condiciones miserables e indignas a su libre albedrío, víctimas de abusos de mayores, drogadicción, alcoholismo, esnifando pegamento, durmiendo en contenedores, en naves, ruinosas y miserables a merced de cualquier desalmado o pedófilo. Ceuta, y más, concretamente el puerto, con muchos menores proscritos en las calles proyecta la imagen de la vergüenza del llamado primer mundo, la imagen de la impotencia y de la ineptitud de los poderes públicos. ¿Es así como un país del primer mundo protege y tutela a menores en desamparo dejándolos desvalidos en el más absoluto abandono? ¿Es con esta patética imagen como vamos a fomentar el turismo de la Ceuta marinera? ¿o por el contrario vamos a darle a los turistas la excusa para no volver a ver nunca la imagen del horror, la imagen del niño desahuciado en el supuesto primer mundo?

Los MENAS son utilizados y explotados de las formas más miserables y en muchas ocasiones se ven obligados a cometer hurtos, robos con violencia, abusos sexuales, lesiones, extorsiones y, todavía en nuestra memoria pesa en pleno centro, en plena playa de la Ribera, el homicidio de un joven.

Los ceutíes queremos que nuestros hijos paseen tranquilos por la ciudad, por el Poblado Marinero, por el puerto, sin tener que estar con el corazón en un puño. Tenemos derecho y exigimos libertad y seguridad en nuestras calles. Es un derecho fundamental y una obligación que deben tutelar los poderes públicos inexcusablemente en todo país democrático.

Los trabajadores del puerto tienen derecho a cerrar sus negocios sin temor por la noche. Es un derecho que desde VOX exigimos ya. Basta de miedo en nuestra propia ciudad, Basta de mentiras y demagogia.

Es hora de exigir y poner en práctica la buena sintonía y colaboración de la que tanto alardea el gobierno de España con Marruecos. Ha de hacerse manifiesta “Ya”, para que los niños puedan volver con sus familias que es donde tienen que estar o ser tutelados por Marruecos y sus instituciones. El acuerdo con Marruecos ya ha cumplido más de una década desde su puesta en marcha, aunque no entró en vigor hasta octubre de 2012. Desde VOX exigimos que se cumpla el Acuerdo entre el Reino de España y el Reino de Marruecos sobre la cooperación en el ámbito de la prevención de la emigración ilegal de menores no acompañados, su protección y su retorno concertado, hecho en Rabat el 6 de marzo de 2007.