Buscar
07:17h. Miércoles, 18 de septiembre de 2019

El melón ya se ha abierto en la Autoridad Portuaria, ¿y ahora qué?

Queda claro que el melón una vez abierto es difícil de recomponer en su forma original y eso es lo que pasa con el Puerto de Ceuta. Al frente de su autoridad llegó un persona con ganas de trabajar por que las cosas funcionasen y además lo hicieran de forma correcta y es justamente en ese momento cuando empiezan los problemas, pues había innumerables personas que durante años se han creído los dueños y señores de todo lo que ahí se cocía, encontrándose de pronto con la cruda realidad de que tenían al frente a un nuevo presidente cuya única misión era la de dinamizar y crear riqueza para todos los ceutíes y no, como hasta su llegada se venía haciendo, para unos pocos.

Su dimisión abre la caja de truenos y habrá que pedirle las correspondientes explicaciones al señor Vivas del porqué de esta renuncia, pues el mejor que nadie sabe exactamente lo que ha ocurrido. De hecho con su silencio está siendo cómplice de esos poderes fácticos que lo único que pretenden es boicotear cualquier tipo de cambio y que todo siga igual. Desde luego que lo han tenido que pasar mal pues durante todos estos meses se han encontrado con una persona que no ha pasado por el aro y que por cortesía ha presentado su renuncia por asuntos personales, pero de sobra sabe el señor alcalde que ha sido inducido a ello y cuando se sepa la verdad de esto a más de uno y de dos habrá que pedirle explicaciones de todo lo que está ocurriendo.

Y lo peor de todo este asunto es que siendo el puerto un vector de riqueza para la ciudad, con esto se vuelve a ralentizar todos esos proyectos que el señor Rodríguez Valero había puesto sobre la mesa. Podíamos poner muchos ejemplos, como el de poner orden en todas esas concesiones que más de uno se piensa que les pertenecen y como bien define la palabra concesión, todas esta tienen fecha de caducidad debiendo regresar a la disposición pública una vez está finaliza. También está el caso de los famosos chalets, tema que con solo mencionar su posible demolición, ha puesto sobre la mesa lo que ahí se pretendía pergeñar. Explique eso explique eso señor Vivas y el porqué tuvo la falta protocolaria de entrevistarse primero con el director del puerto y luego con el presidente de la Autoridad Portuaria, cuando lo normal debería de haber sido al revés.

Este simple gesto ya dice mucho de lo que ha ocurrido y del papel jugado por Vivas, en toda esta cuestión, haciéndose más necesario que nunca que el alcalde explique al ciudadano el porqué de esta renuncia, pues la sombra de la sospecha se cierne sobre su mandato en todo este asunto y como todos sabemos la elecciones están a la vuelta de esquina y esto es algo que tiene mucha enjundia.