Buscar
06:50h. Miércoles, 18 de septiembre de 2019

La planificación del Plan de Empleo, un verdadero caos.

Difícil de explicar la planificación de un plan de empleo como el de este año. Este parece estar más orientado a generar un caladero de votos, que para realmente proyectar formativa y profesionalmente a quienes participan de ellos.

Pero no, algunos tratan de arrimar el ascua a su sardina y salen sorprendentemente diciendo que tratan como esclavos a estos trabajadores, cuando saben a ciencia cierta que no es así. Y si no que se lo pregunten a los capataces encargados de controlar el trabajo, quienes, cuando da parte de la no asistencia a sus puesto de trabajo de algunos de estos trabajadores, reciben incluso amenazas, dándose casos en los que se ha llegado incluso a las manos,

Esto que digo es real, ya que los partes en los que algunos capataces denuncian estos hechos ahí están, no todos los que debieran pues algunos por no meterse en líos pasan directamente de ponerlo en conocimiento. De hecho habría que preguntarle a los gestores de este asunto pertenecientes a la Ciudad Autónoma si realmente hacen bien su trabajo y están al tanto de estos, ya que se les podría poner algunos ejemplos, aunque es mucho mejor que ellos mismos indaguen que es su obligación y ya verán lo que se encuentran.

Y mira que el presupuesto que viene en esta materia para una ciudad de ochenta y cinco mil habitantes es descomunal, que para sí lo quisieran nuestros vecinos andaluces con el famoso PER, pero se da el caso que tanto ese como este, están solamente para captar votos y no para formar adecuadamente al beneficiario.

Hay algo que con solo darle el formato correcto se podría conseguir y sacarle a estos planes todo su provecho, pues con la cantidad de personas que viven de estas subvenciones, llamémosle Plan de empleo, Brigadas Verdes, Tragsa en su vertiente de limpieza ó Trace, tendríamos que tener la ciudad más limpia de España y no solo ir por la escoba de oro sino la de brillantes. Claro está, si estuvieran bien dirigidas y se les exigiera cumplir con las funciones para las que fueron contratadas otro gallo cantaría en este tema, aunque también es justo reconocer, que no todo el plan de empleo va para la limpieza.