Buscar
01:17h. Lunes, 23 de septiembre de 2019

España mantiene su rumbo de futuro

Con la terminación del Debate de Investidura ha terminado una fase, pero no un proceso. Hubiera sido deseable que el resultado hubiera propiciado la conformación de un Gobierno presidido por Pedro Sánchez. El bloqueo de las derechas y de Unidas Podemos no lo han permitido.

La agenda y el calendario no se paralizan, de acuerdo con el artículo 99,4 de la Constitución la próxima decisión corresponde al Rey. El día 23 de septiembre es la fecha límite para que se alcance un acuerdo, de no producirse llegaríamos a unas nuevas elecciones el 10 de noviembre.

En su última intervención del pasado jueves, el actual presidente del Gobierno en funciones ha expresado la fidelidad a sus principios y la de poner en primer lugar a nuestro país: “Si para ser presidente debo renunciar a mis principios y formar un Gobierno sabiendo que no será útil a mi país, elijo proteger España. La izquierda útil es la que gana, sirve a la gente y cambia las cosas. Porque gobernar es eso, ser útil a la ciudadanía”. Son palabras que tranquilizan sobre la forma de pensar de quien puede seguir dirigiendo a España.

Un programa que refuerza la esperanza de nuestro país

Pedro Sánchez mencionó en su discurso programático los bloques o retos para avanzar en un Gobierno progresista, europeísta, ecologista y feminista:

  • Empleo digno y sostenibilidad del sistema de pensiones.
  • Reto digital.
  • Emergencia climática.
  • Igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.
  • La desigualdad social.
  • Europa.

Al abordar cada uno de los anteriores objetivos, el actual presidente del Gobierno trasladaba dos aspectos fundamentales que nos llevan a ser optimistas con nuestro país: la seguridad de hacerlo posible, y la apertura de puertas y caminos para ofrecernos la posibilidad de transitar a conseguir alcanzar las ventajas de un mundo mejor.

Es comprensible que el jueves por la tarde hubiera ciudadanas y ciudadanos que se sintieran tristes y frustrados por el resultado de la votación de investidura. No obstante, hay que mirar más allá de un procedimiento coyuntural, que tiene su importancia y ha creado incertidumbre, pero que no va a detener los objetivos y metas que tiene preparados el que probablemente termine siendo presidente del Gobierno.

Por lo que pude apreciar en todo el discurso que se expuso en la primera sesión de investidura, destacaban la generosidad, la coherencia, así como la búsqueda permanente de la cohesión social. Una meditada planificación sistemática nos va a terminar llevando a cumplir una legislatura que va a llevar a nuestro país a los primeros puestos de la escena europea.

Continuamente se hacían alusiones a unas coordenadas en las que no dejaban de estar presente la educación, la formación, los jóvenes, la I+D+I y la mirada permanente hacia Europa. Toda la maquinaria del Estado y las instituciones territoriales van a contar con la ayuda, infraestructuras y el impulso para remar todos en la misma dirección. El diálogo social y una política útil al servicio de los demás, donde los derechos laborales y humanos sean respetados debe instalarse como algo permanente y normalizado en nuestra vida cotidiana.

Todo lo previsto para nuestro país tendrá su repercusión en Ceuta. Desde hace un año se han producido innegables beneficios y cambios para nuestra ciudad que han sido propugnados por el actual Gobierno de Pedro Sánchez. Al final de la próxima legislatura estoy convencido que en Ceuta se habrán producido avances que nos sorprenderán. Todos los bloques de objetivos que se han planteado tendrán su influencia positiva para cualquier ceutí.

Termino con unas palabras que el actual presidente del Gobierno puso también de manifiesto al terminar el segundo Debate de Investidura. Deja muy clara alguna razón por las que ha defendido hasta el final el mejor Gobierno para España, que sea modelo y ejemplo de unidad, donde la confluencia y la coordinación sean la mayor motivación para el servicio a los demás, no los intereses personales o partidistas.

“España ha superado unida las peores crisis de su historia, sus peores pronósticos, los mayores desafíos y retos. Y volverá a hacerlo otra vez. Pase lo que pase España puede contar con el PSOE para unir a la sociedad, nunca para enfrentarla. Con un Gobierno coherente y cohesionado”.